Avisar de contenido inadecuado

vidres trencats

{
}

Se repite el ritual. Antes era sólo los viernes, por la mañana y por la tarde. Ahora no importa, lo siento a diario. Me encojo, hace frío, y miro a todas partes, buscándolos. Bajo las escaleras con cierto nerviosismo. Un escalofrío en la nuca y me giro de repente, como si me hubieran estirado del brazo. La gente pasa por mi lado, me miran extrañados. Agacho la cabeza y sigo caminando. Repaso todas las miradas en los bancos y el andén. Nada. Cada día la misma corazonada. Y ni siquiera sé qué haría si tras ese olor que eriza los pelos de mis brazos y piernas encontrara lo que espero. Quizás diera media vuelta y volviera sobre mis pasos. O quizás no. No lo sabré hasta que ocurra.

Quizás volví a confiar demasiado en lo que me conocías. Volví a pecar de ingenuo con eso. Lo hice si no has sido capaz de ver el sentido de todo esto. ¿Para quién? ¿Para mí? ¿Para ellos? Aquí no hay isla desierta, ni mar al que lanzar botellas con mensajes que no saben si llegarán algun día a buen puerto, pero posiblemente esto sea lo más parecido. Palabras escritas en la gran telaraña. Palabras que me han hecho sentir un poco más cerca de tí. Letras que han buscado cada noche tus ojos, que deben haber recorrido anónimamente estas líneas desde la oscuridad. Miradas apagadas tras tu silencio. Et sento parlar darrera seu, però el volum és tan baix... Y a pesar de todo seguiré aquí cada noche, emitiendo en una frecuencia indefinida para quien quiera escuchar. Para quien quiero que escuche. Es todo tan complicado... Suerte y hasta la vista.

{
}
{
}

Deja tu comentario vidres trencats

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre